Descansa en Paz Monseñor ++Pedro Claro Meurice Estíu

… debo presentarle la nación que vive aquí y vive en la diáspora; el cubano sufre, vive, espera aquí y también sufre, vive y espera allá fuera. Somos un único pueblo, que, navegando a troncos sobre todos los mares, seguimos buscando la unidad…

Mons. ++ Pedro Claro Meurice Estíu 24/1/98 (Palabras de bienvenida a Su Santidad el Papa Juan Pablo II)

Monseñor Pedro Claro Meurice Estíu y su Santidad el Papa Juan Pablo II en Cuba.

En mi vida he tenido tres grandes momentos que considero históricos y que han sido besar las manos y conocer personalmente a tres personas que hoy gozan de la presencia de Dios, ya dos de ellos engalanan los altares.

-La primera fue la Madre Teresa de Calcuta, en la consagración del Santuario a Nuestra Señora de Regla; hoy proclamada Santa por la Iglesia.

-El segundo fue S.S. Papa Juan Pablo II, en la misa en Santa Clara el 22 de enero de 1998, cuando Mons. +Fernando Prego (feliz memoria) le pidió bendecir una imagen de San José, y luego de que todos los religiosos, religiosas, sacerdotes, seminaristas, obispos presentes le besaran el anillo episcopal, el bondadosamente nos impartió su bendición apostólica a cada uno y nos entregó un Rosario bendecido.

-La tercera fue Mons. ++Meurice Estíu (Arzobispo de Santiago de Cuba) fui acompañado de otro Santo Mons. Modesto Peña Paz, le serví de maestro de ceremonias en la misa, ya le había pedido despedirnos con el canto de la Salve en latín a la Patrona de Cuba y bondadosamente aceptó, cuando terminamos el servicio llegando a la sacristía nos hicimos una venia, me agradeció que le sirviera en el altar, me felicitó, y nos fundimos en un abrazo, yo lloré de emoción porque comprendía que estaba en presencia de un hombre Santo y que no conoció el sentimiento del miedo. En mi tiempo de prisión recordaba una frase que susurro en mi oído mientas me abrazaba y daba palmadas en la espalda ¡Adelante, Adelante!

Por tu ejemplo de vida, por tu valentía al reclamar y denunciar en público  las necesidades de tu pueblo y por esa bella oportunidad que nunca olvidaré, en la que le asistí delante del altar de Dios. Gracias Mons. Meurice.

Hoy 21 de julio, no puedo explicar lo que siento en este momento es una mezcla de dolor por su partida, que se entrelaza con la felicidad de la liberación que ya experimentaste, pero presento mis suplicas delante del altar de Dios por el eterno descanso de su alma, mientras espero que la iglesia me sorprenda con subirte a la gloria de los altares.

Monseñor,

Gracias por su ejemplo de vida

Gracias por permitirme la oportunidad de compartir juntos una eucaristía

Gracias por la elocuencia de su palabra y por su ejemplo de humildad

Descanse en Paz

Su seguro servidor Pbro. Ricardo Santiago Medina Salabarria+

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: