Cuba Manipula la Verdad

“Año de Nuestro Señor Jesucristo”

Sr. Freddy Pérez Cabrera
Periódico Granma
Redacción y Administración
General Suarez y Territorial
Plaza de la Revolución, La Habana
Email: correo@granma.cip.cu

Freddy:

Reciba usted un saludo.

Movido por los dolorosos sucesos que propiciaron la muerte de mi coterráneo, Juan Wilfredo Soto García, en las primeras horas de la madrugada del domingo 8 de mayo y de su publicación del jueves 12 de mayo, en la página 3 del diario GRANMA, Órgano Oficial del Comité Central del Partido Comunista, bajo el título “Cuba desprecia la mentira”, le respondo de mi propia y espontánea voluntad con mi testimonio personal.

Fuente: Portada de Granma, 12 de mayo, 2011

Tal como antes hiciera con el ex Ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, el 22 de Marzo de 2005, en el pleno de la Comisión de Derechos Humanos, en Ginebra, cuando hizo uso de esa misma frase que ahora repite usted en forma de pregunta en el último párrafo de su trabajo periodístico.

Cito: “¿Acaso no basta el aval de la revolución de más de cinco décadas sin un solo torturado, desaparecido o asesinado?”.

Pérez Roque nunca me dio respuesta. En su lugar lo hizo el Embajador Giraldo Mazola, el 22 de agosto, con Nº 699 en el registro de salida de ese ministerio.

Freddy, yo le pregunto:

-¿No hay memorias en Granma de los miles de fusilados en los años 60 por el gobierno revolucionario?

-¿No hay memorias en Granma de los años en que fueron encarcelados y obligados a trabajos agrícolas en los campos de concentración de la UMAP miles de cubanos?

-¿No recoge ese diario los muertos en el hundimiento del Remolcador 13 de Marzo en la bahía de La Habana?

-¿No se guarda memoria del fusilamiento, por órdenes del Comandante Fidel Castro,  tras juicio sumarísimo de tres jóvenes en Abril del 2003 por sólo querer salir de Cuba?

Le digo a usted que el 1º de agosto de 1994 mi familia y yo tuvimos la desdicha de perder a mi tío Osvaldo Medina Dulzaide, de 33 años, ingeniero industrial, un hombre corpulento y lleno de vida que fue privado de poder disfrutar de sus dos hijas -la mayor de 6 años; la menor de 5-, precisamente por una golpiza que le fue propinada en el Departamento de Instrucción Provincial del Ministerio del Interior, en Santa Clara.

Como causa del fallecimiento certificaron “asfixia mecánica”. El cuerpo, con evidentes síntomas de golpes (hematomas) en la cavidad torácica y en la rótula del pie derecho,   me fue entregado a mí.

Por hacer la denuncia de estos hechos fui expulsado del servicio de enfermería del hospital militar Comandante Manuel Fajardo de esa ciudad, a pesar de la opinión de los médicos y directivos de la enfermería con respecto a mi profesionalismo.

En mi intento por ejercer mi profesión me reincorporé como enfermero a la Unidad de Diálisis y Hemodiálisis del hospital Arnaldo Milián Castro. De allí también fui expulsado y se me retiró el título de Enfermero por presiones de la Seguridad del Estado, alegando que “no era confiable para ejercer por ser esa especialidad de muy estrecho vínculo con personas cuyas vidas dependían de mis reacciones”.

Así mismo, mi abuela, María Julia Dulzaide Infantes -de feliz memoria y madre de Osvaldo Medina-, fue amenazada por la Seguridad del Estado en su propia casa. Llegaron al punto de aterrorizarla para que no declarara nada que hiciera referencia a la muerte de su hijo.  Esto le causó un síndrome de paranoia.

Para sacar a la luz del mundo todas estas verdades me consagré a gritarlas. Persistí en mi afán de justicia para los asesinos de mi tío. Por eso tuve que sufrir 15 meses y tres días de prisión (22 de julio 2005 – 25 de octubre 2006).

En el momento de mi detención fui golpeado, junto a mi esposa Katia Sonia Martín Véliz, quien cargaba en sus brazos a nuestras hijas gemelas (de dos años de edad). Debido al impacto de los golpes, ambas rodaron escaleras abajo sin que pudiésemos evitarlo.

Estuve detenido 5 meses en una estación policial. Esto constituye en sí una violación de mis libertades. Luego, fui trasladado a la celda 21 del 3er piso del Departamento de Investigaciones de 100 y Aldabó y el 17 de enero a la Prisión Provincial de Pinar del Río (kilo 5 ½ ).

Allí constaté que EN CUBA SI SE TORTURA, SE VEJA, SE MALTRATA Y SE ASESINA.

El 24 de febrero de 2006 presencié la golpiza que más de veinte militares armados con bastones de goma (tonfas) le propinaran al recluso Ariel Hernández Paula, quien luego fuera lanzado escaleras abajo, provocándole así el desprendimiento de los dos riñones.

Más adelante, Ariel fue ocultado en el hospital provincial Abel Santamaría, de Pinar del Río, donde tuvieron que insertarle una sonda directa en la uretra para poder evacuar la orina.

En todo momento su ubicación en el centro hospitalario fue negada, incluso a los sacerdotes de la Diócesis de la Iglesia Católica que atendían la Pastoral Penitenciaria en la provincia.

En mayo de 2006 fui trasladado a la Prisión Taco-Taco del municipio San Cristóbal, de la misma provincia. Allí coincidí con mi amigo personal y hermano de lucha Orlando Zapata Tamayo, otra víctima del gobierno que usted desea defender y que SI manipula las informaciones.

En ese lugar fui testigo presencial de dos de las golpizas que le fueron propinadas a Zapata Tamayo, ordenadas y presenciadas por el Mayor Juan Ramón Castillo, Jefe de la Prisión y por el Jefe de Cárceles y prisiones en la provincia, de apellido Santovenia.

El 24 de febrero de 2010, cuando me disponía a firmar el libro de condolencias por la evitable muerte de Orlando Zapata Tamayo, un grupo de amigos y yo fuimos detenidos por la Seguridad del Estado en la intersección de las calles Hospital y Neptuno.

Posteriormente, nos   trasladaron a la 4ta Unidad policial de la PNR, ubicada en Infanta y Amenidad, municipio Cerro. Allí, mientras me despojaban de mis pertenencias, pude ver como golpeaban en el suelo a Yoani Sánchez Cordero, autora del blog Generación Y, una mujer de escasas 110 libras. Para mí esto resultó muy doloroso.

Continúan mis preguntas.

¿Si Soto no fue golpeado, por qué el Dr. Ricardo Rodríguez Jorge certifica en la autopsia focos hemorrágicos a nivel de cola y cuerpo pancreáticos?

Freddy, con mis experiencias y testimonios -que son vividos, no me han sido contados-, los mismos que he expuesto abiertamente a los oficiales de la Seguridad del Estado, yo responsablemente discrepo de los testimonios de Rosa, la hermana de Soto García. Sus palabras, así como las de su sobrina y esposo, Yasmil Pérez, quienes también negaron signos de golpes en Wilfredo Soto, me hacen recordar las de mi abuela Mª Julia.

Sin embargo, de forma contradictoria Rosa refriere que Soto tenía un cálculo de riñón y que un chófer de bici-taxi le ofreció mentol para que se pusiera en la zona porque tenía inflamación. Entienda que cuando existen cálculos no tiene por qué haber inflamación.

Por otro lado, no creo sea cierto que Guillermo Fariñas Hernández (Premio Sajárov 2010), haya pasado por encima del dolor de los familiares del fallecido en el momento de despedir el duelo. O que lo haya hecho sin el consentimiento de ellos.

Le adjunto foto que muestra a los familiares de Soto compartiendo con Fariñas en el funeral.

Pero además,  para acabar de desmentirlos,  en la red social Twitter aparecieron los mensajes de texto enviados por el Pastor Bautista Mario Lleonar quien notificó que Soto le había referido: “me mataron”. Los mismos muestran la horas de recepción de los SMS, la misma hora en que fueron insertados por el servidor de esta red. Nadie  manipuló esa información.

En internet también se puede escuchar la declaración -en la propia voz de Wilfredo Soto García- diciendo que temía por su vida y que responsabilizaba al gobierno de Cuba y a la Seguridad del Estado por lo que pudiera ocurrirle.

Usted sabe que sus trabajos para Granma tienen que ser revisados y aprobados por un Consejo de redacción que sólo publica los artículos que pasan por su filtro. De modo que, con todo respeto Sr. Freddy Pérez Cabrera, tengo que decirle que Cuba SI manipula la información.

Ricardo Santiago Medina Salabarría
Ex prisionero Político
Secretario de Atención a Presos Políticos
Partido Cuba Independiente y Democrática
Santo Tomás # 359 azotea entre Árbol Seco y Retiro
Municipio Centro Habana
Email: p.santiagomedina@gmail.com

Una respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: