Heráldica del Escudo Episcopal de Monseñor †Ricardo Santiago Medina Salabarria

Heráldica  del  Escudo  Episcopal de

Monseñor †Ricardo  Santiago Medina Salabarria

Escudo a tres cuarteles, cuarteles superiores  de igual tamaño y cuartel inferior ocupando todo el espacio. En el cuartel inferior sobre un cielo azul aparecen dibujada tres elevaciones montañosas representando la loma del Capiro de donde se extrajo el mármol de la pila bautismal que fue propiedad de la Iglesia Parroquial Mayor de la ciudad y que al desaparecer paso a la Iglesia Catedral Santa Clara de Asís de la ciudad y donde fue bautizado el señor obispo (los nacidos de esta pila reciben el nombre de Pilongos y son considerados los verdaderos hijos de la ciudad), esta elevación domina sobre la ciudad de Santa Clara en la Provincia de Villa Clara, ciudad natal del Obispo; en el centro delante de las colinas aparece una custodia de oro simbolizando a la Patrona de la ciudad “Santa Clara de Asís” y al Santísimo Sacramento a quienes Monseñor Medina profesa una profunda devoción.

Imagen

En el cuartel superior derecho sobre un campo rojo, color que en la liturgia simboliza al Espíritu Santo y la sangre de los Mártires, aparece la imagen del pelicano dando de comer su sangre a sus polluelos símbolo de la preocupación y celo apostólico por la Iglesia.

En el cuartel superior izquierdo sobre un campo de oro que simboliza la divinidad de Dios aparece el monograma del Ave María en honor de la Santísima Virgen, quien ocupa un lugar de honor en la devoción de Monseñor Medina. Las letras que conforman el monograma  se encuentran en el centro del cuartel y aparecen entrelazadas. La letra M de color Azul y la letra A en color rojo. El azul es el color de la Virgen y en la iconografía cristiana simboliza la divinidad y el rojo simboliza la humanidad. Ambas letras entrelazadas simbolizan que en María Jesús se hizo Dios y Hombre verdadero por el misterio de la Encarnación. 

El escudo se encuentra coronado por la Cruz y tocado con el sombrero episcopal  de color verde del que cuelgan dos cordones, con cinco borlas cada uno, como le corresponde en su calidad de obispo diocesano.

Termina el escudo el lema del señor Obispo: “Servire cum laetitia”

Serviré con Alegría haciendo referencia al carisma y nombre de nuestra iglesia, Misioneros Véteros de Nuestra Señora de la Alegría. 

Decreto de Instalación a Mons. Ricardo como Obispo de la Díocesis de Cuba P3/5

Proclamación de instalación fue hecha por Mons. Martín Manuel Tovar Presidente del Colegio Episcopal de los Misioneros Véteros de Nuestra Señora de la Alegría

Decreto de Instalación a Mons. Ricardo como Obispo de la Díocesis de Cuba P5/5

Palabras de Ricardo Santiago Medina.

Decreto de Instalación a Mons. Ricardo como Obispo de la Díocesis de Cuba

Decreto de Instalación a Mons. Ricardo como Obispo de la Díocesis de Cuba P1/5

Proclamación de instalación fue hecha por Mons. Martín Manuel Tovar Presidente del Colegio Episcopal de los Misioneros Véteros de Nuestra Señora de la Alegría

Los 40 días del ciclo de Navidad

Celebrando mis 14 años de vida sacerdotal este 6 de enero, Festividad de la Epifanía de Nuestro Señor Jesucristo, siguiendo las informaciones del oficialismo en Cuba en esta fecha y para no hacerme cómplice de la falsa que el gobierno de Raúl Castro, quiere vender al mundo en complicidad con denominaciones religiosas que al precio del silencio de la realidad de la isla se les televisan conciertos Navideños, mientras millones de niños entre las que incluyo a mis hijas no podemos llegar con un juguete este Día de Reyes, decido llegar a mis lectores con esta reflexión histórica sobre los orígenes de las fiestas de Navidad.

 

Imagen

El ciclo litúrgico llamado Tiempo de Navidad, NO termina con el Día de Reyes o Epifanía del Señor, este tiempo comprende desde el 25 de diciembre Natividad de Nuestro Señor Jesucristo, hasta el 2 de febrero, Fiesta de la Purificación o de la Candelaria, alcanzando por tanto 40 días.

Este ciclo tiene como objetivo celebrar el gozo del Nacimiento del Señor, en Belén; su infancia y vida oculta, en Nazaret; y las primeras y solemnes manifestaciones del mismo a los hombres. Comprendidos en dos periodos:

a) Periodo de Navidad: Son los 15 días entre el 25 de diciembre, Nacimiento de Jesús y 6 de enero, Epifanía de Nuestro Señor Jesucristo o Día de Reyes.

b) Periodo de Epifanía: desde el 6 de Enero al Domingo de Septuagésima o Fiesta de la Candelaria donde conmemoramos la presentación de Jesús en el Templo y la purificación de la Virgen; su nombre procede de las velas (o candelas) que los devotos portan en las procesiones.

La Fiesta de Navidad es hoy una de las más solemnes del año, fue instituida en la iglesia en el siglo IV, es originaria de la Iglesia Latina y más propiamente de Roma, la cual se desconoce bien cómo se comenzó a celebrar el 25 de diciembre como aniversario del Nacimiento del Salvador. No existe una tradición autorizada acerca de la fecha histórica del Nacimiento de Jesucristo, ni es posible, por falta de documentos por lo que se desconoce realmente el día y el año. San Clemente de Alejandría (+215) declaraba que oscilaba entre el 17 de diciembre y el 29 de mayo. Por estas oscuridades a principio del siglo II, se comenzó a celebrar en Oriente en los primeros días de enero y con preferencia el 6.

Roma para tratar de eliminar la fiesta profana y supersticiosa en honor del Sol invicto, el Dios Mitra, que el calendario civil Filocaliano indicaba el 25 de diciembre, desglosó de la Epifanía la memoria del Nacimiento del verdadero Sol de justicia, Jesucristo y la trasladó definitivamente a esta fecha. En el año 375, San Juan Crisóstomo la implantó en Antioquia, de donde paso a Constantinopla; luego a mediados del siglo V, a Jerusalén, y por el año 430, a Alejandría de donde se extendió con rapidez a todo el Oriente.

La Epifanía: Significa “Manifestación”, y es el efecto de la festividad instituida para honrar tres grandes manifestaciones de la Divinidad de Jesucristo a los hombres.

1) La Adoración de los Magos de Oriente.

2) El Bautismo de Jesús, en el río Jordán.

3) Las Bodas de Cana de Galilea.

En la primera, los Magos le reconocen como Dios, le adoraron y le ofrecieron, junto con otros dones, incienso.

En la segunda, fue el Padre Eterno quien lo proclamó Hijo de Dios.

En la tercera, el mismo Jesús, se manifestó como Dios, convirtiendo milagrosamente el agua en vino.

La Epifanía es una fiesta de origen Oriental, como la Navidad lo es de origen Romano, al instituirse esta última en Roma por el siglo IV, se efectuó entre Oriente y Occidente una especie de intercambio litúrgico, aceptando la fiesta romana de Navidad, y éste la griega de la Epifanía.

En torno a esta fiesta se han tejido varias leyendas de carácter cristiano, se ha dicho que los Magos, son reyes; cuando sólo eran sabios que estudiaban lo que hoy conocemos como la astrología, o a lo sumo eran sacerdotes; se ha dicho que eran dos, tres, seis, ocho, doce y hasta quince; fue San León, en el siglo V quien hablo de tres. Los nombres vulgares de Melchor, Gaspar y Baltasar, datan del siglo VII, aunque no constan en ningún documento serio. En el siglo VIII, el venerable Beda describió a Melchor anciano y de larga barba; a Gaspar, joven, lampiño y rubio; y a Baltasar, negro y de espesa barba; pero esta diferencia de razas no se advierte en la escultura, pintura y numismática primitivas.

Entre los presentes que ofrecieron al recién Nacido había oro, incienso y mirra, presentados en cofres preciosos. En esa ofrenda reconocen a Jesucristo como Dios, como Rey, y como Hombre Mortal. Simbolizando también tres virtudes representas en el oro como la caridad, en el incienso la oración y en la mirra la mortificación.

La Candelaria o Purificación: Con esta celebración se cierra oficialmente el ciclo de Navidad, llamada por los griegos “Hypapante” o “encuentro”. En Oriente se introdujo esta festividad en los tiempos apostólicos; en Occidente se creó en el siglo VII. Tanto en Oriente como en Occidente la celebración eucarística está precedida con una procesión en la que los fieles llevan en sus manos velas encendidas bendecidas.

San Anselmo, entendió y propagó el simbolismo de las velas y sus elementos componentes: La Cera, obra de las abejas, simboliza la Carne de Cristo; La Mecha, que está en el interior representa el Alma; y la Llama que brilla en la parte superior, La Divinidad.

Sí Crescencio Marino Rivero, dirigía prisiones en 1994 es un ASESINO Castrista !!

En medio de la inaccesibilidad a la internet que sufrimos lo cubanos me impactó la noticia de la residencia en el estado de la Florida, de los Estados Unidos de Norteamérica del ex teniente coronel del Ministerio del Interior de Cuba Crescencio Marino Rivero, ex jefe de prisiones en la provincia de Villa Clara y la desfachatez con que miente cuando declara que: nunca le preguntaron su afiliación política durante su proceso migratorio a Norteamérica.

Pero me salta una pregunta al testaferro castrista.

-¿Durante que años dirigió los Centros Penitenciarios de Villa Clara?

Si en sus años de directiva a este órgano represor está enmarcada la fecha del 1º de agosto de 1994, usted es cómplice del asesinato en el Centro de Instrucción Penal Provincial de Villa Clara, de mi tío paterno Osvaldo Medina Dulzaide, quien dejó huérfanas a dos niñas, Lisandra Medina Cedeño y Gladys Beatriz Medina González, quien con escasos 5 años vio sacar el cuerpo sin vida de su padre mientras esperaba para visitarlo.

Luego de 18 años donde la Seguridad del Estado cubano (DSE) negó reiteradamente a mi familia y a mí en lo personal la muerte de mi tío menor de 33 años en ese centro policial, la verdad se hizo a la luz con la reciente solicitud de un Certificado de Defunción, porque por esos 18 años pidiendo investigaciones para esclarecer la causa de su defunción la respuesta que recibimos fue:

Crescencio Marino Rivero, dirigía prisiones en 1994 es un ASESINO Castrista

Causa de defunción: Asfixia mecánica (Ahorcamiento).

Hora de fallecimiento: 7:00 am.

Lugar del Fallecimiento: Cuerpo de Guardia del Hospital Militar Comandante Manuel Fajardo de Santa Clara.

El acta de defunción hoy se contradice con la respuesta oficialista de años atrás, en ella Ileana Yolanda Dumont González, Registradora del Registro del Estado Civil de Santa Clara, provincia de Villa Clara, certifica- expide y se puede leer:

Lugar del Fallecimiento: Unidad de Procesamiento Penal Villa Clara

Hora de Fallecimiento: 5:40 am

Tomo: 279 Folio: 263

Certificación de defunción

El jefe de ese centro de instrucción era un militar con grados de mayor, de apellido Carrazana, Marino Rivero, con certeza tu nunca le pediste cuenta por esta muerte que trajo el luto a mi familia, dejó huérfana a dos niñas y que no descansaré mientras viva de denunciar.

En una palabra usted es cómplice de la muerte de mi tío Osvaldo Medina Dulzaide, el 1º de agosto de 1994, por tanto eres un ASESINO más de la dictadura Castrista.

 

2 de Noviembre-Día de Los Fieles Difuntos

La Conmemoración del 2 de Noviembre como Día de los Fieles Difuntos, no surgió de repente. Desde el siglo VII, el Arzobispo de Sevilla, San Isidoro (560-636) estableció que el lunes de Pentecostés se ofreciera el Santo Sacrificio = Eucaristía = Santa Misa por todos los Difuntos, igual costumbre existía en otros países, sobre todo en los cabildos y monasterios. San Odilón (+ 1049), Abad de Cluny (Francia) se dedicó a recoger toda esta tradición y la concretó en una Conmemoración general, que es la actual; otras tradiciones ofrecen en altares decorados al estilo de vida de los difuntos, comidas, flores, velas, el tradicional pan de muertos y pasan la noche en los cementerios junto a sus seres queridos, Ej. Noche de Muertos (México).

Los monasterios dependientes de la Abadía de Cluny, hicieron suyo el Oficio por los difuntos, luego Roma le dio mucha importancia dejando oficialmente establecido el Oficio de Difuntos extendido por toda la iglesia, completado con la liturgia de las Horas y enriquecido con lecciones de San Pedro y San Agustín, con el privilegio de tres misas. En la actualidad  las congregaciones religiosas incluyen en el oficio de las Horas Canonícas, oraciones por los miembros y benefactores que han partido al encuentro del Padre y mencionan sus nombres.

En cada celebración diaria y en todas las misas está presente el momento por los Difuntos, cuando se dice entre otras formulas: “Acuérdate también, Señor, de nuestros hermanos difuntos N… y N…, que nos han precedido con la señal de la fe y duermen el sueño de paz. A ellos y a todos los que descansan en Jesucristo, te pedimos, Señor, le concedas el lugar de refrigerio, de la Luz y la Paz”.

Además existen liturgias para los oficios de difuntos de cuerpo presente, en el momento de la sepultura, para los que mueren en el mar y una liturgia especial para los párvulos, que son aquellos niños que no han alcanzado el uso de la razón; es conveniente amortajarlo conforme a su edad y que se rodee de flores para honrar su espiritualidad, para este servicio se emplean ornamentos blancos, NO se celebran oficios de difuntos, en su lugar se celebran misas de gloria, misas de ángeles, para alabar y bendecir a Dios, las oraciones y salmos en el servicio a párvulos son de triunfo y de júbilo; por más que el dolor y la tristeza aflija a sus deudos.

En la Conmemoración del 2 de Noviembre, como Día de los Fieles Difuntos, la iglesia viste de Morado, en señal de humildad y tristeza, animándonos al retiro y el recogimiento por nuestros seres queridos que nos han precedido con el signo de la muerte.

Tristemente en Cuba podemos observar como cada día se pierde la tradición de visitar los cementerios, ordenar misas, quemar velas, poner flores por nuestros familiares y amigos difuntos; sierva esta humilde reflexión para presentar a Dios mi humilde oración por todos aquellos que en la vida me han querido bien, por mis abuelos, mis tíos, por mis maestros, amigos, hermanos en la Fe, fraternales, mis directores espirituales y todos los que se encomiendan y se han encomendado a mis oraciones.

 

¡Concédele Señor el descanso eterno!

 

¡Y brille para ellos la Luz Perpetua!

 

Amén.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.